miércoles, 28 de mayo de 2008

Desde dentro

Contigo sin fianza porque hay confianza.
Contigo por la espalda porque no tengo espada ni soy enemigo.
Contigo y tu ropa visto la cama y el suelo.
Tus huesos ilíacos, montañas cubiertas de piel donde no hay nieve aunque cuando estoy encima me falta el aire.
Tu fémur, mi almohada blanda y blanca.
Mis falanges añorando tus falanges, tus falanges ignorando la intención de mis falanges.
Siete vértebras cervicales, tengo la suerte de poder besar tu cuello.
Los nudillos desgastando mis dientes, impacientes.
Y la boca llena de transeúntes que salen del metro buscando.

3 comentarios:

Vera Wild dijo...

Lugares en los que no estoy, no he estado y añoro...
Me encanta.
Acá he estado antes y siempre es grato volver!

van dijo...

'contigo y tu ropa visto la cama y el suelo'

me encanta
:)


un beso de buenas noches a las dos y media de la mañana, casi un beso de buenos días con los ojos pegados

Anónimo dijo...

la próxima noche no sea maleducado y no me dé la espalda, ;)



cómo van esos exámenes?? supongo que, como todo el mundo, echándole duras horas de concienzudo estudio, viendo como está la biblioteca, :P


un beso