viernes, 8 de junio de 2012

Pinzas de colores

Y la cuerda de la ropa repleta de notas musicales, las botellas vacías y mis ojos volcados en un ayer arrugado. La parte oeste de la ciudad escucha a la ducha cantar, hoy hay luz incluso dentro de los cuerpos.
Busco refugio bajo la sombra de tu sonrisa siempre en tensión, como el arco a punto de reventar el aire en mil pétalos. A veces sueño con esas explosiones de colores que nos vuelven tan locos y sordos. Nunca dejamos de reír ni de rajarnos las pestañas para no perdernos de vista. Ahora sólo quedan cicatrices y puntos mal cerrados. 
Nunca dejamos que eso nos importase, ¿verdad?

2 comentarios:

“No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo” dijo...

Escasas ocasiones dónde las "explosiones" nos cubren, más una vez lo hacen, se quedan para siempre incluso en nuestro ayer "arrugado". ¡Genial!.

conbotasrosasye_yé dijo...

y si metes el ayer arrugado en la lavadora y lo tiendes junto con las notas músicales?
Igual algo destiñe durante el centrifugado.... igual hay explosión!

Una sonrisa mas arqueada que nunca apunto de disparar(te).