jueves, 7 de abril de 2011

Marfil

La agarró con todas sus fuerzas y apretó el gatillo de su cintura con todos sus dedos. No era la primera vez que lo hacía ni sería la última, aunque lo que realmente importaba era ahora, como nunca.

1 comentario:

emedemaria dijo...

Lo que realmente interesante al tema es apretar ESE gatillo con la misma delicadeza de una primera vez... Y sentirse afortunado por poder coleccionar muchas primeras veces.