martes, 30 de septiembre de 2008

Caos

Hay tantas cosas que querría decirte y que se han quedado escritas en algún papel de esta habitación, perdidas sin sur ni norte, sin suerte, sumergidas en el imperio del caos silenciosas comisuras cosidas forman parte de la historia del olvido guardando polvo en una mesa con velas violadas, champán templado y envoltorios de preservativos, envoltorios también al fin y al cabo.
Hay tantos barcos de vela a la deriva en estas venas, la ausencia del recuerdo es la cuerda en el cuello, áspera seca las cuerdas vocales y enmudece. Que nunca nos falte el recuerdo en esta anárquica habitación, que nunca dejemos de hacer el amor por no tener motivos, que follemos sin motivos. Mañana moriremos sin dejar legado alguno porque el olvido siempre gana, las personas siempre pasan y lo que queda es siempre nada.

4 comentarios:

Alfil dijo...

Cual realismo.

Bonito, si.

Anónimo dijo...

hasta mañana!

Anónimo dijo...

Hay tantas cosas que quería decirte y que se quedaron en alguna calle de esta ciudad, a ras la hierba o entre los agujeritos de los asientos de una parada de bus, perdidas o no, recorriendo a ciegas la distancia entre tus ojos y mi boca, entre tu boca y mis ojos, en silencio, al ritmo acompasado de dos respiraciones en una, baile de lenguas, abrazos... y que nunca nos falte y que nunca se diga todo del todo... por la próxima vez

vanagaerien dijo...

joooo... si era broma, no está la economía con la crisis como para gastos... tampoco he hecho ningún esfuerzo tan grande como para merecer recompensa... aunque sí que hacen cosas ricas por ahí, la verdad... :b

besos