martes, 9 de septiembre de 2008

Maldito segundero

Maldito segundero, ahora que te necesito impasible me miras sin llegar a observarme desde la fría altura de tu palacio entre fogones que susurran gas y migas de pan en un suelo plagado de lápidas cuadradas. Maldito segundero encerrado sin tener adonde ir, tú nos mueves, nos colocas en la boca del metro, en su boca, dentro de un bar, aglomeras feligreses a la puerta de la iglesia, nos haces llegar tarde para ver como una puerta tras otra se queda a un centímetro de nuestra nariz, centímetro a centímetro entre cada segundo trescientos sesenta grados de locura entre la noche y el día el día y la noche. Maldito segundero tú nos ves crecer, podrías ser el padre de la humanidad salvo por tu propia inhumanidad que te convierte en destructor de tu propio creador, ahora me miras poderoso desde arriba y yo no sé qué hacer, pido que te pares pero continuamente impaciente avanzas con la monotonía de un sonido que golpe a golpe va clavando las escarpias donde cuelgan las fotos hechas recuerdo por ti mismo y que terminarás borrando de nuestra mente. Cuentas inquieto los segundos que le quedan a nuestro orgasmo en el que somos libres de ti, una vez terminado somos todo tuyos de nuevo, por eso paso la vida soñando que amo y amando el sueño de amarte porque no mueres cuando amo mas cuando no amo muero al ritmo de un maldito segundero.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

malditos segunderos que pasan sin clemencia, amoldando sus latidos al contrario de los nuestros...

cuando nuestro corazón se acelera, ellos se paran para que no llegue nunca la calma y cuando el tiempo es hastío y cuando el mundo se viene encima...

y cuando nosotros queremos que no pasen nunca, ellos se empeñan en hacer carreras de caballos...

esta noche me hacen falta segundos
y ya ves, a pesar de todo, va tan lento


milmillonesdebesostesoro

Anónimo dijo...

duermes?

descansa

yo sigo con los ojos abiertos, red bull sobre la mesita del maquillaje y las cremas y una natilla de chocolate descongelándose encima de un taburete... son las 2.11, por el camino 'he perdido' al que hacía las chuletas, tb duerme (digo tb porque te imagino con los ojos cerrados)... en la habitación de al lado aún hay luz


buenas noches

vanagaerien dijo...

mientras avance estaremos vivos al menos, a veces lo que sobran son horas, días y hasta años... todo es cuestión los ojos con que se miran...

o eso creo, pero es probable que hasta me equivoque...

:)

Anónimo dijo...

buenossssssssssss
díassssssssssssss

besosssssssssssss
de
viernesssssssssss

:D