jueves, 4 de enero de 2007

Prefacio hacia la mujer

Voy a intentar no veros como meros objetos de sexo
que es como os gusta que os vean,
para veros como personas
que es como decís que os gusta que os vean.

2 comentarios:

Bedita dijo...

¿por qué será que no soy capaz de contradecirte?
¿por qué seremos tan horriblemente contradictorias?
¿por qué me ha tocado ser una de ellas, funestamente incapaz de entenderme ni a mí ni a mis amigas féminas...???
¿por qué si uno está preocupado o inquieto por algo, desea que pase, y cuando pasa, la existencia de uno se torna anodina?
¿por qué Machado afirmó que no importa que lo que sientas sea terrible, porque lo verdaderamente atroz es no sentir nada en absoluto?
Pues me temo que en ese punto es donde ahora me encuentro. Nada interesante, nada que mueva ni conmueva mi interior, nada inspirador ni sublimante... Me divierto scherzando con los sentimientos de otros, utilizando mis armas en un 5% con con seres del otro sexo en quienes busco sexo, esperando con cada vez más impaciencia poder encontrar a alguien que me inspire aplicar más porcentage de mi potencial.
¿Es grave, doctor?
No, es algo que aqueja a todo bicho viviente...........
¿por qué?

Cascabel dijo...

jejeje...yo no digo nada, que luego todo se sabe