viernes, 11 de febrero de 2011

Vuelta de tuerca

Y qué decirte cuando las palabras no son más que recortes de periódicos tartamudos, metidos en un sobre con rehenes escondidos de bolsillos vacíos. Una pedrada tendría más sentido, una sonrisa a estas horas ya no vale nada y respirar, respirar es tan sólo un acto reflejo, compasivo y barato, más barato que las intenciones de madrugada.

2 comentarios:

Mayte dijo...

Incrédulo! Una sonrisa puede hacer milagros...
;)

Quizá dijo...

No te limites a sobrevivir =)