miércoles, 9 de junio de 2010

En otra parte

Últimamente escribo poco y con la letra muy chiquitita.

Antes me salían lobos por los poros y ahora el tiempo tirita…

Recurro a la mirada gélida que se pierde entre las llanuras de una mesa desértica.

No hay signos de oasis.

¿Quieres un oasis? Puedo llorar si quieres.

Sobrevivo a base de recuerdos, es inevitable mirar atrás y a veces me apetece vivir desde donde empezó el camino y lanzar las palabras tan lejos como hoy. Tan lejos como tus oídos ahora que me ves desnudo y me desnudas a cada línea que desabrochas. Escribir lo que pienso sin pensarlo, sin pensar que tú me lees y que eres el protagonista de un sueño fantasma tan frágil como hacer caso a un niño que te dice que ya ha acabado los deberes mientras escribía esto.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo también hace tiempo que no escribo, que escribo poco, al menos como me gusta hacerlo, pero mi letra siempre ha sido muy chiquitita... mi mesa no está desértica, está llena de papeles, planes, lápices, dibujos, sueños que se quedan en eso, encima de la mesa...
Yo también he acabado los deberes... al menos por hoy

Buenas noches.

MIL

Bohemia dijo...

Que bueno..que bien me ha venido no tener sueño esta madrugada y tropezarme con este escrito...a pesar de la letra chiquita...

Salu2